Conoce más sobre la prevención de Cáncer de Cuello de Útero

Hoy se celebra el Día Mundial de Prevención de Cáncer de Cuello de Útero y por esta razón nuestra querida Dra. Claudia Giraldo, profesional especializada, ha preparado esta valiosa información para que cuidemos nuestra salud.

El virus del papiloma es muy común, se considera que 9 de cada 10 personas lo tendrán a lo largo de su vida.

VPH se asocia a cáncer de (cuello uterino, vulva, vagina, boca y ano) y en varones (de pene, ano y boca). Otros serotipos diferentes a los que producen cáncer, producen verrugas genitales en mujeres y varones.

La vacunación inicia entre los 9 y los 12 años, para niños y niñas,  varones de 13 – 26 años de edad que no fueron vacunados previamente o que  no han recibido el esquema completo. Si bien no se recomienda de manera universal, cabe considerar la vacunación en adultos de 27-45 años de edad no vacunados previamente.

Las mujeres con un resultado positivo en la prueba para un tipo de VPH de alto riesgo, que tienen un resultado anormal en el Papanicolaou o que podrían haber estado expuestas a VPH, aún es probable que se beneficien a partir de la vacunación  contra VPH, debido a que previene otros tipos de VPH.

En Colombia, la cobertura solo alcanzó el 15 % para la primera dosis y el 5,5% para la segunda dosis.

La vacuna es segura, puede tener efectos adversos como todas las vacunas, como dolor, enrojecimiento, inflamación en el sitio de la inyección

Contraindicaciones

La vacuna contra HPV, está contraindicada en personas con antecedentes de anafilaxia a cualquier componente de la vacuna y no se recomienda para uso durante el embarazo. Se puede aplicar a personas con enfermedades agudas menores.

Este artículo contó con la colaboración de la Dra. Claudia Giraldo, médica epidemióloga, miembro del equipo de investigación Farmacoepidemiológica de Audifarma.

Audifarma cuenta con un grupo de investigación Categoría A de Colciencias.

 

*Los artículos de nuestro blog de salud son meramente de carácter informativo y en ningún caso podrán entenderse o interpretarse como medicación o diagnostico médico y mucho menos reemplaza un tratamiento médico.